titulo

ESTE BLOG PRETENDE MOSTRAR LAS BELLEZAS NATURALES Y ETNOGRÁFICAS DE LA ZONA NOROCCIDENTAL DE MARRUECOS. PERTENECE A UN GRUPO DE AMIGOS QUE DESDE 2003 PRACTICA EL SENDERISMO TODOS LOS DOMINGOS POR LOS ALREDEDORES DE TETUÁN. CONTACTO: gorgueste@gmail.com

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI !!!!!!!!!!!!!!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI   !!!!!!!!!!!!!!!!

MONOGRÁFICOS.

sábado, 23 de octubre de 2010

PELIGROS DEL RAMONEO EXCESIVO DEL ÁRBOL PARA PASTO DEL GANADO EN LOS BOSQUES DEL NORTE DE MARRUECOS



Desmochado excesivo de un aliso.


Rama cortada de alcornoque

El ramoneo o utilización de las ramas de los árboles  como pasto verde para el ganado, es una práctica tradicional de las regiones mediterráneas, sobre todo durante el verano cuando escasea el pasto verde del suelo. La práctica abusiva que se está haciendo en algunos lugares de los bosques del norte de Marruecos, como por ejemplo en el Bouhachem, está destruyendo el arbolado de una manera rápida y preocupante.

El alcornoque conserva la hoja durante todo el año y por tanto el ramoneo se suele practicar de manera continua.

Rebaño de ovejas en el alcornocal.

Para subir al árbol se colocan ramas gruesas muertas o bien se hacen incisiones en el tronco a modo de escalera.

El ramoneo puede ser practicado de forma sostenible si no se daña al árbol ni se le realizan podas excesivas, pero si el desmochado es excesivo, el árbol no regenera suficientes ramas y va modificando  y adquiriendo un porte cada vez más raquítico. 

Aliso desmochado.

A continuación se muestran fotos de robles (Quercus canariensis) con un porte muy modificado por la excesiva tala de las ramas.





El viejo roble en estado casi agónico.


En otros casos, la causa del ramoneo es la instalación de cultivos; se cortan las ramas para que el sol llegue hasta ellos y el resultado es parecido al que se obtiene cuando se realiza para el ganado, en ambos casos se acabará cortando el árbol entero.
  
Ramoneo realizado para instalar cultivos en un alcornocal, que conducirán a la muerte del árbol.

Árboles dañados entre cultivos.

Restos en el suelo de ramas y árbol cortado.


El viejo roble aún aguanta pero su futuro es incierto.

Su esqueleto ha logrado mantenerse erguido.

Los árboles cortados y las ramas permanecen tirados en el suelo y dan al bosque un aspecto desolador y dificultan el tránsito.






Inicio de la destrucción del bosque.


El resultado es la aparición de zonas sin vegetación, incapaces de retener el agua de lluvia, la cual se deslizará con rapidez arrancando los sedimentos y erosionando el suelo. La infiltración disminuye, y los acuíferos no se recargan por lo que  se secarán los manantiales y aumentará la sequía. Toda el agua caída, se deslizará con rapidez  y originará crecidas bruscas de los  arroyos y ríos que nacen en estas montañas, provocando inundaciones que llenarán de barro las partes bajas.

Raíces destapadas por la erosión. El árbol pierde sujeción y el viento lo puede arrancar con facilidad.

El resultado final es este paisaje acarcavado  cuyos barrancos se van agrandando cada vez más por la erosión del agua de lluvia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario