titulo

ESTE BLOG PRETENDE MOSTRAR LAS BELLEZAS NATURALES Y ETNOGRÁFICAS DE LA ZONA NOROCCIDENTAL DE MARRUECOS. PERTENECE A UN GRUPO DE AMIGOS QUE DESDE 2003 PRACTICA EL SENDERISMO TODOS LOS DOMINGOS POR LOS ALREDEDORES DE TETUÁN. CONTACTO: gorgueste@gmail.com

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI !!!!!!!!!!!!!!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI   !!!!!!!!!!!!!!!!

MONOGRÁFICOS.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

DE TALASSAMTANE AL PUENTE DE DIOS DE ASSIFANE

Este recorrido solo lo hemos realizado una vez, y, hace ya mucho tiempo, a primeros de julio del 2006, con un grupo de amigos españoles. Esta época no es la más recomendable porque hace muchísimo calor y aunque parte del recorrido trascurre por los bosques de abetos o entre pinares, también hay que transitar por zonas de cultivo, sin arbolado y por tanto sin protección del sol abrasador. La  espectacularidad del punto final, el Puente de Dios, con abundante agua y sombra, compensa el calor sufrido durante el recorrido. Muy positivo también es que casi todo el trayecto es de bajada, desde los pies del jebel Akra hacia el mar.

El recorrido parte de la base del Jebel Akrâa, va por detrás de la siguiente montaña hasta el collado, luego transcurre a media ladera paralelo a la montaña alargada y desciende a Assifane.

El perfil trazado a mano sobre google earth es aproximado ya que en las zonas de espeso arbolado es difícil seguir el trazado del sendero. El pico marcado en el primer tercio no hay que hacerlo.
El punto de destino está en el valle del río situado en Assifane. Este río es un afluente del río Tamsit, que pasa por Zaouia, y que forma más abajo el Bouhya que junto al Kanar, originan el delta del Thissasse. Estos dos profundos valles, cercanos a la costa, se van viendo a ambos lados de la carretera que sube desde Bou Ahmed hacia Bab Berred.


En este fragmento de mapa  geológico puede verse que Assifane está en el límite oriental de la dorsal calcárea, en el borde de la falla Jebha-Amatrasse.
Es una región con numerosos problemas de deslizamientos.

Casa forestal de Talassamtane, desde donde se inició el recorrido, después de pasar allí la noche. La casa estaba equipada con todo lo necesario para servir de albergue, pero actualmente está cerrada.

Pista entre los abetos que sale desde la plaza de España.

En las partes más elevadas del recorrido, los abetos se mezclan con los cedros.


Al inicio del recorrido, se atraviesan bosques mixtos de abetos y cedros, muy bien conservados.

Argyrocytisus battandieri (escobón gigante), es una fabácea, generalmente de porte arbustivo, endémica de Marruecos, que se extiende por algunas zonas del Rif y del Medio Atlas, ocupando el piso mesomediterráneo fresco y húmedo (1.200-2.100 m), de suelos silíceos. Tiene hoja compuesta trifoliada con largo peciolo, con pelos plateados y flores amarillas en racimo terminal. El ejemplar de la foto está tomado en el abetal de Talassamtane.
Se aclimata muy bien y por ello se utiliza mucho en jardinería, pudiendo adquirir un porte arbóreo.

Cuando se va descendiendo, los abetos se mezclan con los pinos.

En algunas ocasiones se divisa al fondo el mar. 


Curiosa formación caliza.

En medio de una pradera,  aparece una antigua casa forestal abandonada con curiosos graffitis.

La flecha de Cupido atravesando el corazón del amor en inglés. ¿Qué significará ese brote que sale del ojo que hay dentro del corazón?

El enamorado feliz.

El romanticismo se torna erótico y hasta porno. 


Los pinares, y a veces también la parte baja de los abetales, están sufriendo una enorme destrucción por incendios provocados y tala para obtener tierras de cultivo. Se empieza clareando el bosque hasta que desaparece todo el arbolado.

Las zonas deforestadas para el cultivo son productivas durante muy poco tiempo; la erosión las convierte en pedregales y pronto se abandonan.  ¡Centenares de frondosos abetos destruidos para nada! Bueno, si, para que el suelo se pierda, disminuya la infiltración y se instale la sequía.   

En las partes más bajas solo hay pinares.

La tala les afecta aún más que a los abetales, se empieza haciendo un "collarín" al tronco del pino para que no baje la savia elaborada a las raíces y se seque, y se acaba quemándolo. En la foto pueden verse pinos secos y troncos caídos.

Este es el resultado de la tala.

Campo de cultivo en las tierras robadas al bosque.


Laderas con fuertes pendientes cultivadas.

Cultivos en las cercanías de los pueblos. 

Las nuevas construcciones han cambiado los tejados a dos aguas con patio interior, por terrazas.

En las terrazas se pone a secar lo cosechado.

El horno tradicional de barro está siempre al lado de todas las casas.

Pasado el pueblo de Assifane hay una senda que desciende al río donde se encuentra esta formación tobácea conocida como Puente de Dios. Su estructura y formación son muy diferentes a las del Puente de Dios del  río Farda en Akchour. En Akchour,  la erosión del agua ha abierto un orificio ojival en la pared caliza y por debajo pasa el río, aquí el puente se ha formado por depósitos de carbonato cálcico.


El río discurre por el fondo del profundo valle. En este lugar, en ambas paredes laterales, a una considerable altura, brotan manantiales cuya agua procede de la que se  infiltra en los macizos calizos de la dorsal, la cual lleva gran cantidad de bicarbonato cálcico disuelto.
Al ir cayendo el agua de los manantiales de ambos lados, en cascada, al río, se han formado depósitos de carbonato cálcico, o tobas calcáreas que han crecido hasta juntarse y han formado un puente natural bajo el que sigue pasando el río.

El lugar plano sobre el que están las personas es la plataforma del puente. A ambos lados está el precipicio sobre el valle; aquí se observa uno de ellos. El tamaño de las personas nos sirve de referencia para hacernos una idea de sus dimensiones.

El agua sigue corriendo por la plataforma y cae en cascada al río.

En las zonas encharcadas de la parte superior del puente se desarrolla un bosque de adelfas.

En las siguientes imágenes se muestran las formaciones de tobas calcáreas de las paredes del puente. La presencia de personas muestran su magnitud.









Al otro lado del puente desciende una cascada lateral. 


El desnivel al fondo del río también es considerable.


El valle del otro lado del puente.


Molino movido por el agua de la cascada.


Viniendo del molino con los sacos de harina.


Los humedales de la zona son el sitio ideal para el sapo moruno (Bufo mauritanicus Schlegel, 1841), endémico del Magreb mediterráneo.

1 comentario:

  1. Querida Luisa, anoto esa maravillosa cascada, ojalá algún día me la puedas enseñar. Un abrazo.

    ResponderEliminar