titulo

ESTE BLOG PRETENDE MOSTRAR LAS BELLEZAS NATURALES Y ETNOGRÁFICAS DE LA ZONA NOROCCIDENTAL DE MARRUECOS. PERTENECE A UN GRUPO DE AMIGOS QUE DESDE 2003 PRACTICA EL SENDERISMO TODOS LOS DOMINGOS POR LOS ALREDEDORES DE TETUÁN. CONTACTO: gorgueste@gmail.com

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI !!!!!!!!!!!!!!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI   !!!!!!!!!!!!!!!!

MONOGRÁFICOS.

miércoles, 31 de agosto de 2011

SIDI HURMA EN MJAZLIIN. 12/08/2011. (CIRCUITO DE LOS SIETE SANTOS DE LA JEBALA Y DE LOS ÁRBOLES SAGRADOS 4)


El santuario de Sidi Hurma está en Mjazliin. (35º 21’ N, 5º 45’W mapa topográfico 1:50.000 de Souk el Khemis des Beni Arouss). Nos ha costado mucho localizarlo, tal vez haya sido por cuestiones fonéticas, y porque la gente lo conoce como sidi bou Horma. En el mapa topográfico 1/50.000 de Arba Ayacha,  el nombre del pueblo es Mgazlièn pero los lugareños lo pronuncian sustituyendo la g por el sonido de la j francesa (ya) y la iè por ii, la z tiene el sonido silvante de la s francesa.


Los ancestros de Moulay Abdessalam ibn Mchich son:  Sidi Mezouar, Sidi Sellâm, Sidi Issâ, Sidi Hurma, Sidi Ali, Sidi Abû Bakr y Sidi Mchich (su padre) y constituyen los 7 santos de la Jebala;  sus tumbas, distribuidas por diferentes pueblos, eran visitadas por los peregrinos que venían a Moulay Abdessalam.
El culto a los siete santos se relaciona con una leyenda del siglo III conocida como "Los siete durmientes de Éfeso" que posteriormente es recogida en diferentes versiones tanto por la tradición cristiana como por la musulmana y la judía. La historia de los durmientes se relata en el Corán como "Las gentes de la Caverna" Ahl al-Kahf, Ashâb al-Kahf o Ashâb al-Raqîm, Sura XVIII, versículo 9-26.
En este blog hay otros cinco artículos sobre  cada uno de los santuarios de los siete santos de la Jebala y los bosques que los rodean. En el de Sidi Sellam se cuenta brevemente la historia del mito de los 7 durmientes para entender la tradición de los 7 santos, se comenta también la importancia de estos lugares como patrimonio natural y cultural.
Si se observa en el mapa la situación de los siete santuarios se ve que están más o menos alineados en una ruta que desde Larache se dirige a M.A. y que excepto el de Sidi Mezuar que está más alejado,  entre ellos la distancia no es superior a una jornada e incluso menor. Todos ellos tienen agua e instalaciones para acoger a los peregrinos por lo que debieron ser puntos importantes de descanso para éstos.
Con independencia de su importancia cultural y religiosa, todos están situados en parajes naturales de gran valor por su belleza paisajística y sobre todo conservan a su alrededor bosquetes con árboles centenarios que destacan, en muchos casos, como una mancha de verdor en zonas completamente deforestadas. Su cuidado y protección deberían ser prioritarios en todos los planes de desarrollo local que se realicen en la región y podría ser muy interesante promocionar circuitos de senderismo que pasen por ellos.

 Desde la carretera que va de Larache a Moulay Abdessalam, unos 2,5 km antes de la desviación hacia Ksar Kebir, sale una pista que va hasta el santuario. Su estado no es muy bueno para un coche normal, conviene hacerla a pie, apenas hay 3 km.

Casas del pueblo
Llegando al santuario.
Acebuchar del santuario con sotobosque de lentisco.

Todo el recinto está cercado por un muro bajo de piedras y plantas secas por lo que conviene ascender hasta encontrar la entrada.
La entrada se encuentra enfrente de esta bonita casa.
Vista del santuario desde la entrada.
Palmitos al pie del acebuche centenario. Al fondo el santuario.

Soportales laterales para proteger a los peregrinos.

Ventana del santuario con las tradicionales hojas de palmito atadas.

Mausoleo en el interior del santuario.

Parihuelas para trasladar los ataúdes.

En los claros del bosque se desarrolla más el acebuche y el palmito.
Acebuche centenario entre las tumbas del cementerio.

Otros ejemplares de acebuche con porte espectacular. También puede encontrarse algún alcornoque.

El cementerio está abandonado y la vegetación ha crecido e impide moverse por el bosque.

Dos inmensos acebuches de altura considerable.

El lugar está atravesado por un riachuelo que ahora estaba seco.


Este santuario tiene una estructura diferente a los otros visitados en este circuito, pero también es muy típica de la región. Hemos observado: el modelo de tumba rodeada de cuatro muros, con árbol o sin árbol en su interior, que normalmente tiene edificios cercanos para alojar a los peregrinos y mezquita; el modelo de santuario cerrado con el catafalco en el interior y a la vez mezquita, con edificios adyacentes para los peregrinos, o como en este caso, el modelo es un santuario cerrado con catafalco y con galerías cubiertas para alojar a los peregrinos, sin edificios auxiliares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario