titulo

ESTE BLOG PRETENDE MOSTRAR LAS BELLEZAS NATURALES Y ETNOGRÁFICAS DE LA ZONA NOROCCIDENTAL DE MARRUECOS. PERTENECE A UN GRUPO DE AMIGOS QUE DESDE 2003 PRACTICA EL SENDERISMO TODOS LOS DOMINGOS POR LOS ALREDEDORES DE TETUÁN. CONTACTO: gorgueste@gmail.com

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI !!!!!!!!!!!!!!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ KELTI   !!!!!!!!!!!!!!!!

MONOGRÁFICOS.

jueves, 28 de julio de 2011

SANTUARIO DE SIDI AHMED MEZOUAR EN DAR ER RATI (SUMATA). CIRCUITO DE LOS SIETE SANTOS Y DE LOS ÁRBOLES SAGRADOS 1. 23/07/2011

El santuario de Sidi Mezouar está situado en lo alto de una colina de farallones verticales desde la que se domina la región de Sumata, sus coordenadas son aproximadamente 35º 10' N,  5º 43'W. Su acceso no es fácil si no se conoce porque no está indicado. Tomando la carretera que va desde Tetuán a Larache, hay que coger el desvio que sale hacia Moulay Abdessalam y después un segundo desvio hacia Ksar El Kebir; desde esta carretera hay que buscar una pista de 4 km que se interna por el bosque de alcornoques y llega al pie de la colina donde está el pueblo de Dar er Rati (según el mapa topográfico 1:50.000 de Souk El Kolla.
Sidi Mezouar fue biznieto de Idriss II y el primer ancestro de Moulay Abdessalam que se instaló en la región de Jebala, vivió en el Jebel Lalam y aunque murió alli, la tradición dice que fue enterrado en "Qelaât- en- nser" (la fortaleza del buitre) en otros casos se le denomina a este lugar, el "nido del águila de Hajarat Chorfa" en la región de Sumata donde se le construyó este santuario.
Sus descendientes hasta llegar a Moulay Abdessalam son: Sidi Sellâm, Sidi Issâ, Sidi Hurma, Sidi Ali, Sidi Abû Bakr y Sidi Mchich que junto con él constituyen los 7 santos de la Jebala;  sus tumbas, distribuidas por diferentes pueblos, eran visitadas por los peregrinos que venían a Moulay Abdessalam.
El culto a los siete santos se relaciona con una leyenda del siglo III conocida como "Los siete durmientes de Éfeso" que posteriormente es recogida en diferentes versiones tanto por la tradición cristiana como por la musulmana y la judía. La historia de los durmientes se relata en el Corán como "Las gentes de la Caverna" Ahl al-Kahf, Ashâb al-Kahf o Ashâb al-Raqîm, Sura XVIII, versículo 9-26.
En este blog ya hay un artículo sobre Sidi Mchich y se elaborarán otros sobre  cada uno de los santuarios de los siete santos de la Jebala a medida que los vayamos visitando. En el de Sidi Sellam se contará brevemente la historia del mito de los 7 durmientes para entender la tradición de los 7 santos.

En la carretera que va a Ksar El Kebir, unos 5 km antes del cruce con la pista que va al santuario se encuentran los restos de esta antigua pasarela sobre el río, construida por los españoles , y hoy inservible.
Pueblo al pie del santuario, rodeado de olivares, que constituyen el cultivo dominante, al fondo un fértil valle de Sumata.

Las construcciones de esta región son muy parecidas a las de Beni Aros y el Ajmas, con casas casi de forma cúbica y tejados a cuatro aguas, pero tienen una llamativa diferencia, y es que, predominan los muros blancos; aquellas que tienen una banda coloreada, con frecuencia en añil,  pero también en rosa, ocre, o en verde, la tienen debajo del alero del tejado y no a ras del suelo, como puede observarse en la casa situada en el primer plano de la foto.

La estructura del horno también es semejante a la de las otras zonas limítrofes, pero la arcilla es más fina y más roja.

Camino recubierto de cemento que sube desde el pueblo al santuario flanqueado por enormes alcornoques.
Las bolas de arenisca del Bouhachem y del Jbel Hbid vuelven a aflorar en la cumbre del "Pico de la fortaleza del buitre" y sobre ellas crecen los alcornoques formando extensos bosques muy bien conservados.
Farallones rocosos de escasa altura jalonan la subida al santuario.
Los alcornoques se incrustran entre las rocas y las transforman en vida.
Llegando al santuario se divisa toda la región de Sumata y más allá.
Una de las fuentes que hay subiendo al santuario.
Estos manantiales  no se secan durante el verano y sirven para abastecer de agua  no solo a las personas, sino también a los animales del bosque. Gracias a ellas, anfibios como la salamandra son muy abundantes.
Entrando al santuario
Antesala lateral del mausoleo
El color del interior de los arcos de herradura contribuye a crear un ambiente de quietud y reposo.
Interior del santuario con el catafalco
Vista general del santuario y del árbol centenario sobre  la colina. La fachada principal está mirando al oeste.
La persona situada bajo el alcornoque da idea de su tamaño
Una vez más encontramos un árbol centenario rodeado de piedras, habrá que agradecer a este culto que sacraliza a la naturaleza que rodea al santuario, que haya permitido conservar este magnífico ejemplar de alcornoque hasta nuestros días.
Edificio hundido que, tal vez, sirvió de refugio a los peregrinos.

Refugio de los peregrinos.

Otros artículos de este blog relacionados con este tema son:
1.- Tazrout y la Zauia de los Raisuni.
2.- La tumba de Sidi Mchich en Beni Aros.
3.- La Zaouia de Sidi Heddi en Beni Aros.
4.- Ez-Zaouia de Sidi Issaf Tlidi (Circuito de los peregrinos a Moulay Abdessalam)
5.-Santuario de Moulay Abdessalam Ibn Mchich del Jbel Alam

No hay comentarios:

Publicar un comentario